Quizás te preguntas el por qué el precio de nuestros vinos es más elevado. La respuesta tiene muchos matices.

Cuando tomas una copa de buen vino de Tenerife, además de sabores únicos estás disfrutando de una elaboración y un proceso de creación complejo que debes conocer para que valores, aún más si cabe, el trabajo que hay detrás de cada botella.

Las Islas Canarias, conocidas como las islas afortunadas, son siete maravillas en medio del océano Atlántico  a miles de kilómetros de la península ibérica.  Canarias es una gran potencia turística de nivel internacional, potente en el sector astronómico y en el sector comercial gracias a sus puertos y aeropuertos. No obstante Canarias, como tercer destino turístico de España, es una región cuya economía se sustenta en el sector turístico.

Por lo que respecta al sector primario, sólo está cultivado aproximadamente el 10% de la superficie. Si lo llevamos a nuestro terreno vinícola, en la isla de Tenerife carecemos de extensiones llanas y debidamente planificadas con marcos de plantación adecuados para grandes máquinas de recolección y demás tareas de mantenimiento del viñedo durante todo el año. Esto quiere decir que prácticamente todo el trabajo se elabora a mano o con ayuda de pequeña maquinaria.

En Tenerife se pueden encontrar auténticas y muy drásticas variaciones de climas. Se dice que tenemos unos 10 microclimas según las zonas y esto supone que a lo largo del año hay que tener especial cuidado y aumentar los tratamientos para que la uva llegue en el mejor estado fenológico a la época de la vendimia. Estas variaciones, en comparación con los viñedos de la península, suponen un incremento en la inversión sobre cuidados y mano de obra.

Otra cosa que nos identifica, nos hace únicos y nos diferencia de otras zonas vitivinícolas mundiales es el poseer más de 30 variedades distintas para la elaboración de vinos. Este valor añadido también  conlleva más cuidados en determinadas variedades.

Factores como el precio medio de la compra de la uva, o la carencia de industria del corcho, de barricas y cápsulas no existe también influyen en el precio final.

Nuestras bodegas elaboran un producto comercial muy demandado pero limitado pues producimos a partir de uvas tradicionales de baja producción, provenientes de nuestras propias fincas. Siempre uva propia, lo que confiere a nuestras marcas Balcón Canario, Viña Riquelas y Calius ese sabor de exclusividad y buen hacer, que además tiene un valor añadido: el que vas a ponerle tú, ahora que conoces que producir en Canarias, en Tenerife, es una labor costosa pero que tiene el mejor de los resultados.